23/5/14

Cupcakes de canela con buttercream de chocolate y canela... ¡Super-mega-esponjosos!


Hace bien poco que empecé a aficionarme al café, concretamente al los cappuccinos, y os preguntaréis "¿qué tiene que ver tu amor por el café con unos cupcakes de canela?". Pues bien, resulta que a los cappuccinos les suelo poner canela por encima y así, sin más, es como surgió mi amor por esta especie.

Antes me decían la palabra "canela" y me tiraba hacia atrás con solo escucharla y ahora es una de mis grandes adicciones. Como cambian los gustos... ¿no? 
El caso es que por fin he acabado los exámenes y con ellos... ¡¡el bachillerato!! Síiiii, adiós bachiller! Y eso de dejar de estudiar de golpe deja un vacío... no sabes qué hacer por las tardes. ¿Y cómo se remedia eso? Con la repostería, por supuesto. Para celebrar este fin de ciclo de mi vida y para calmar el aburrimiento he decidido hacerme un homenaje con estos cupcakes de canela requete-esponjosos. 



Y es que la verdad, no sé si era la euforia de haber acabado las clases pero estos cupcakes deberían llamarse los cupcakes accidentados en vez de cupcakes de canela... 
Cuando me quise dar cuenta vi que no me quedaba harina de repostería y se me abrieron los ojos como platos. Inmediatamente pensé en que no tenia harina de trigo pero sin embargo... ahí estaba la harina de maíz, mi salvadora, mirándome y diciendo "¡utilizame, utilizame!" y la utilicé. El resultado fueron los cupcakes más esponjosos que he visto nunca. En este caso el remedio fue mejor que la enfermedad.


Pero el susto no se queda ahí... como os he dicho, deberían llamarse los cupcakes accidentados porque cuando los saqué del horno y los pasé a la rejilla para que se enfriaran me quedé helada. Me di cuenta que algunos de mis cupcakes se habían hundido por el culo. SÍ, por el culo. Mira que normalmente se suelen hundir por el copete... Al principio pensé que estaban crudos pero con la brocheta comprobé que estaban perfectamente cocidos así qué no sabía qué hacer, y como solo eran cuatro de ellos los dejé enfriar.
A la lista de accidentes con estos cupcakes tengo que sumar que se me cayó el bote de canela al suelo y dejé la cocina llena de polvo marrón... en fin, que soy torpe no es novedad, lo que cuenta es que están riquísimos.



Esta receta está adaptada de los cupcakes de jengibre de Alma Obregón. Además hice buttercream de canela y chocolate que estaba riquísimo, de verdad. Aquí os la dejo:

INGREDIENTES: (para 12 cupcakes)

Para el bizcocho:
  • 120 g de azúcar moreno
  • 100 ml de aceite
  • 2 huevos
  • 120 g de harina
  • 115 ml de leche
  • 1 cucharada de miel
  • 1 1/2 cucharadita de levadura
  • 3 cucharaditas de canela

Para el buttercream: 

  • 250 g de azúcar glacé
  • 125 g de mantequilla
  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharadita de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cucharadita de canela

PREPARACIÓN:

Como siempre dejamos preparadas algunas cosas. Pre-calentamos el horno a 180º y ponemos las cápsulas en nuestro molde para cupcakes.

Seguidamente mezclamos el azúcar moreno con el aceite, después añadimos los huevos uno a uno: no añadimos el siguiente hasta que el primero esté bien integrado. A continuación añadimos la cucharada de miel y batimos. Reservamos.
En otro bol tamizamos la harina, la levadura y la canela y mezclamos. Añadimos la mitad de esta mezcla a la mezcla anterior. Batimos y añadimos la leche. Volvemos a batir y cuando esté integrado añadimos el resto de la mezcla de harina. Batimos bien hasta que todo esté integrado y tengamos una masa homogénea. La repartimos en los moldes para cupcakes sin llenarlos más de 2/3 de su capacidad. Los metemos al horno a 180º unos 20-22 minutos.
Cuando estén listos los dejamos 5 minutos en el molde y después los dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.

Para el buttercream ponemos todos los ingredientes en un bol y batimos con unas barillas eléctricas o con un robot de cocina hasta conseguir la consistencia deseada. Lo pasamos a una manga pastelera, decoramos y a comer!


Notas:
  • Recomiendo acompañarlos con café con leche o tan solo leche para los más pequeños de la casa. 
  • Procurar que los ingredientes estén a temperatura ambiente a la hora de hacer la receta.
  • Si tenéis alguna duda u os ha gustado la receta podéis contactar conmigo a través del correo electrónico del blog y no dudéis en dejar algún comentario, que me hacen muy feliz.  



Un beso,

Noelia, xx.
Publicar un comentario